Marca Personal: ¿Cómo construyo una propuesta de valor?

Uno de los objetivos de desarrollar la marca personal es poder generar una propuesta de valor, es decir, aquello que nos diferencia nos hace más competitivos en el mercado laboral.

Una propuesta de valor se construye a partir del autoconocimiento, sabiendo qué es lo que se quiere hacer y lo que se hace excelentemente bien; a partir de allí sabremos para quién hacemos lo que sabemos hacer y cómo lo hacemos. Ahora necesitamos con esto construir esa solución que le mostrará a los potenciales clientes / empleadores cómo podemos aportar a la satisfacción de sus necesidades.


Como profesional puede tener una hoja de vida exitosa, pero necesita saber "venderla" y en especial, tener claro cómo lo que hace aporta a los demás (clientes o empresas).


Una propuesta de valor es entonces la conclusión de la marca personal y debe responder al interrogante ¿Qué problema resuelvo?.

De acuerdo con esto, la propuesta de valor debe estar centrada en el cliente / empresa objetivo, y no en uno mismo; pues lo que se busca es que lo escojan a usted porque tiene la capacidad de aportar soluciones a sus necesidades.


Por ejemplo, usted es un consultor en selección, pero solo con destacar esto en su currículum o en sus propuestas no lo hace diferente a nada de lo que hay en el mercado y no muestra cómo puede resolver las necesidades de los clientes; necesita destacar aquí qué problema les ayuda a resolver: "consigo el mejor talento que lo llevará al logro de los objetivos de su empresa" y después, cómo lo hace: "a través de metodologías innovadoras y ágiles con la mejor tecnología que permite identificar los mejores talentos en el menor tiempo posible".


Responderse estas preguntas lo ayudarán a construir una propuesta de valor:


  • ¿Qué problema resuelvo?

  • ¿Qué oportunidades identifico en el mercado?

  • ¿Cuál necesidad logro satisfacer con lo que hago?

  • ¿Cómo ejecuto aquello que estoy proponiendo?

  • ¿Cuáles beneficios le aporta a mi cliente?


La propuesta de valor debe poder mostrar lo que usted es, lo que sabe y cómo hace lo que sabe y que sólo usted lo puede hacer.


Por ejemplo, es característico de muchos auditores (sin entrar a generalizar) que sean personas serias, algo toscas y distantes, pero una persona en particular, podría definir su propuesta de valor como: "auditor senior, audito tu empresa con calidez y amabilidad". Esto puede destacar frente a otras personas y sumado a la experticia y métodos, con seguridad sobresale y la hace más competitiva.


Jurgen Klaric en 5 sencillos slides resume los aspectos que necesitamos tener presentes cuando estemos construyendo nuestra propuesta de valor: primero saber qué la propuesta de valor, es para generar valor a los demás, por tanto debe estar centrada en el cliente; segundo, definir nuestros valores, aquello que enmarca lo que somos y cómo nos comportamos; tercero, definir un objetivo, para dónde vamos y a dónde queremos llegar; cuarto, conocernos, necesitamos obligatoriamente saber quiénes somos para saber los recursos con que contamos; quinto, ser consistentes y perseverantes; la marca personal es un asunto de coherencia entre lo que somos, decimos y hacemos, no puedes ser una persona para tus clientes y alguien completamente opuesto en tu vida personal, tus valores te definen y generan credibilidad y confianza.




La propuesta de valor debe estar centrada en el cliente


Si ya tiene identificadas sus fortalezas, talentos, quién es, cómo es, qué hace excelentemente bien, qué problemas ayuda a resolver y quién es su cliente, tiene la información que necesita para construir su propuesta de valor.


El cliente debe ser el centro de la propuesta y en esto fallan muchos profesionales cuando se postulan a vacantes sin conocer a qué se están postulando pues envían hojas de vida sin tener claro qué es lo que el cliente necesita y qué tanto se ajustan a ese perfil y cómo pueden mostrarle son los idóneos para el trabajo que requiere.


La hoja de vida es mucho más que un documento con la experiencia y formación, es la carta de presentación y en el 90% de los casos, la única oportunidad de que una empresa nos conozca. Por tanto, es aquí donde necesitamos "vender" nuestra propuesta de valor, y la forma de tener más opciones es cuando conocemos el cliente y lo que él necesita.


Necesitamos cambiar el chip de que las empresas contratan a la persona solo por lo que es; la contratan por lo que es + lo que le puede aportar; y la única forma de demostrar lo segundo es cuando se tiene claridad de quién soy y ofrezco las soluciones necesarias.


Hace poco leí un artículo de Andrés Pérez Ortega "Innovación lecciones de una bolsa de edamame" , en el que con un ejemplo de su experiencia laboral, explicaba cómo necesitamos abrir nuestra creatividad e innovar para lograr resultados diferentes y ser competitivos en el mercado laboral, donde salirse de la fila puede ser la única opción para que seamos visibles y logremos resultados. Necesitamos un plan de innovación y desarrollo personal que nos lleve a construir una forma de cómo podemos mostrar lo que somos y hacer la diferencia.


Con estos puntos, ya ´tenemos cómo construir nuestra propuesta de valor y mi sugerencia si no tiene claro cómo construir su propuesta, que realmente genere diferenciación en un medio con alta oferta, es se haga con la ayuda de un especialista, un experto en marca personal o un mentor en su campo que pueda entender su identidad profesional y cómo hacerla sobresalir en el mercado laboral.


Si esta información ha sido útil para usted, comente y comparta.




Empresarias jovenes

¿Tu hoja de vida impacta?

Recibe un feedback gratuito de tu hoja de vida. 

Mujer en oficina

Potencia tu marca personal y crece profesionalmente

Construye una propuesta de valor que nadie pueda resistir

Young Professional_edited.jpg

¿Estás buscando nuevas oportunidades laborales?

Con el programa de acompañamiento en tu proceso de búsqueda, podrás conseguir el empleo que deseas en menor tiempo.